CIUDAD DE MÉXICO, 24 de diciembre de 2019.- Una iniciativa presentada por la morenista María Soledad Luévano Cantú –quien presentó la polémica iniciativa que elimina Estado laico– también propuso quitarle los colores patrios al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La propuesta con proyecto de decreto que se dio turno directo a las comisiones unidas de Gobernación; y Estudios Legislativos, Segunda, plantea que ningún partido político, asociación y organización política haga uso de los colores patrios.

La senadora de Morena presentó una iniciativa que adiciona el artículo 54 ter a la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales para quedar como sigue:

“54 TER. - Ningún partido político, asociación u organización política podrán usar el escudo nacional o la combinación de colores de nuestra bandera nacional en sus emblemas o logotipos, aun y cuando el verde, blanco y rojo se utilicen en un orden distinto o en tono ligeramente distinto al de nuestro lábaro patrio, ya que dichos colores representan a todos los mexicanos sin importar sus ideologías políticas”.

De acuerdo al artículo Transitorio Segundo a partir de la entrada en vigor el decreto, las asociaciones, organizaciones o partidos políticos tendrán 60 días para realizar las modificaciones necesarias en sus escudos, logotipos o emblemas para cumplir con las disposiciones del presente decreto.

Pasado este plazo, el Instituto Nacional Electoral (INE) deberá certificar el cumplimiento de esta norma para asegurarse de su cumplimiento y en caso contrario, utilizar las sanciones y medidas de apremio necesarias para garantizar su cumplimiento.

Según la morenista los colores de la bandera nacional representan a todos los mexicanos mientras que las organizaciones, asociaciones o partidos políticos representan a una parte de los ciudadanos del país.

Por ello considera que la bandera nacional y sus colores no pueden ser usados en los emblemas y colores de las organizaciones que representan a una parte de la sociedad, porque dichos colores le pertenecen a todos los mexicanos sin importar sus preferencias políticas.

Además, arguyó que utilizar dichos colores para representar a una opción política genera confusión, pues aunque los partidos políticos están legalmente reconocidos y reciben financiamiento público, estos no son integrantes de ningún poder del Estado Mexicano, por lo cual, para evitar confusiones, se debe eliminar el uso de los colores patrios en partidos, asociaciones u organizaciones políticas.