CIUDAD DE MÉXICO, 24 de septiembre de 2021.- Si las autoridades no están dispuestas a invertir en la modernización del transporte público, a proponer tarifas competitivas y a otorgar subsidios, entonces hay que moderar las aspiraciones relacionadas con la movilidad en todo el país, señaló Jesús Padilla Zenteno, presidente fundador de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM), durante su participación en el primer Foro Nacional de Autoridades de Movilidad.

El también presidente y director general de Corredor Insurgentes (CISA) demandó además que las entidades financieras “apalanquen” a los gobiernos locales y federal, “porque si no hay los apalanques, eso solamente nos traslada a un discurso cómodo, sin cumplir lo que se está diciendo”.

Asimismo, les pidió considerar  que las únicas opciones que tienen los operadores del transporte son el alargamiento de los plazos de financiamiento y la mejora de las tasas de interés.

Jesús Padilla participó en el 1 Foro Nacional de Autoridades de Movilidad, al que acudieron los responsables del sector en todo el país, desde legisladores, funcionarios, autoridades del sector financiero y representantes de organismos del transporte de toda América Latina.

El presidente fundador de la AMTM reconoció que a los operadores corresponde comportarse como empresarios profesionales y comprender que el cambio llegó para quedarse y no existe otra opción más que modernizar el transporte, así como ajustarse a la oferta que están haciendo las autoridades y cubrir las expectativas de mejor experiencia de viaje para el usuario.

El transportista tiene que cambiar, dijo, no tenemos muchas alternativas y nuestra única razón de ser es trasladar usuarios de la mejor manera, hasta donde sea posible de forma cómoda, segura y eficiente.

Abel López, representante del Banco Mundial, señaló que el Gobierno tiene el papel más importante, pues le corresponde definir sus objetivos, aclarar qué quiere alcanzar y cuál es el nivel de tarifa que quiere poner.

Si el Gobierno no empieza a compartir más el riesgo en los planes de transformación del transporte público, básicamente todo se va a quedar en un discurso, aseguró y reconoció que los subsidios son complejos, porque compiten con otras prioridades del Gobierno, ante lo cual propuso la creación de un fondo revolvente que pueda dar credibilidad a las instituciones financieras de que el Gobierno tiene algo y está poniendo recursos para poder alcanzar los objetivos.

“Parece que la deuda a nivel federal es algo que no se quiere tocar, pero me parece que son las garantías necesarias para dar confianza y mandar una señal al sector de que las cosas se van a hacer y se van a hacer de manera adecuada”, señaló.

Y explicó que antes de la pandemia, el sector del transporte no estaba en equilibrio, por lo que había muy pocos bancos dando líneas de crédito a los sistemas de transporte público, esto significa que había muy poca competencia en el sector. Además, explicó que las armadoras estaban jugando un papel fundamental, pero con un fondeo bastante caro.