CIUDAD DE MÉXICO, 24 de noviembre de 2021.- De 2019 a septiembre pasado, el Poder Judicial de la Ciudad de México (PJCDMX) dictó 99 sentencias condenatorias por feminicidio, informó el presidente del órgano judicial, Rafael Guerra Álvarez, quien enfatizó que en esta materia se han impuesto penas ejemplares a los responsables que incluso llegan a los 70 años de prisión.

Al pronunciar un discurso en el Segundo Informe Anual de Alerta por Violencia contra las Mujeres de la Ciudad de México, encabezado por la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, anunció que en breve el órgano judicial capitalino contará con el Protocolo para juzgar con perspectiva de género y destacó que en el último mes se otorgaron siete mil 819 medidas de protección a mujeres, 803 más en relación con el mes previo.

En el Museo de la Ciudad de México, Guerra Álvarez reafirmó el compromiso del PJCDMX con las mujeres de la capital y sobre todo con el mecanismo de protección de sus derechos humanos, es decir, la alerta de violencia de género, que es única en el mundo.

El espíritu de la alerta, consideró, es el compromiso y la coincidencia de todas y todos los que han sumado esfuerzos para concretizar el conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida o la existencia de un agravio comparado que impida el ejercicio pleno de los derechos humanos de las mujeres.

Detalló que de las sentencias dictadas por feminicidio entre 2019 y septiembre pasado, 90 se emitieron por jueces del sistema procesal penal acusatorio, de las cuales 60 fueron vía juicio oral y 30 por procedimiento abreviado; explicó que las nueve restantes se emitieron por jueces del sistema penal escrito.

Con la presencia de la fiscal general de Justicia, Ernestina Godoy Ramos; de la comisionada nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, Fabiola Alanís Sámano; de la presidenta del Instituto Nacional de la Mujeres, Nadine Gasman Zylbermann, y del secretario de Gobierno de la administración capitalina, Martí Batres Guadarrama, el magistrado destacó que en materia de género se ha capacitado en el órgano judicial a 2 mil 354 personas.

En relación a las medidas de protección otorgadas por los impartidores de justicia a mujeres, dio un informe de las que más incrementaron; abundó que la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima u ofendida fue la que más aumentó en el último mes en relación al anterior, al pasar de mil 547 a mil 742; respecto a la de no asistir o acercarse al domicilio de la víctima, a su lugar de trabajo, estudio o cualquier otro frecuentado por la víctima, explicó que se pasó de mil 436 a mil 580.

En cuanto a la prohibición de intimidar o molestar por cualquier medio o por interpósita persona a la víctima u ofendido o personas relacionadas con ellos, comentó que se pasó de mil 275 a mil 439 en el mismo periodo referido; mientras que, en relación a la medida de desocupación inmediata del agresor del domicilio de la víctima, independientemente de la acreditación de propiedad o posesión del inmueble, y en su caso el reingreso de la mujer violentada una vez resguardada su seguridad, se incrementó de 426 a 462.

El también presidente del Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México puntualizó que, como resultado de mesas de trabajo interinstitucionales con la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México se ha logrado acercamiento directo con mujeres víctimas integrantes de colectivos de la sociedad civil, lo que ha permitido dar seguimiento a sus casos en el ámbito judicial hasta su total culminación bajo la perspectiva de respeto, género y confianza mutua.

“No es sólo tiempo de mirar atrás para cotejar lo conseguido; también es el instante de hacer un alto en el camino para replicar lo bien hecho y para corregir los errores. Es momento, desde luego, de pensar en el futuro, construirlo hombro con hombro, bajo la dirección correcta y con un solo rumbo”, planteó.