CIUDAD DE MÉXICO, 13 de marzo de 2019.-“Yo soy la cruz y la cruz soy”, expresa José Antonio Reyes Reyes, quien se prepara arduamente para interpretar el papel de Jesús en la 176 representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa.

Originario del Barrio de San Pedro y con 23 años de edad, Tony practica diariamente en el Cerro de la Estrella, con una cruz formada por dos troncos y a la cual le ha tomado un inmenso cariño, afirmando que ya se han fusionado en uno mismo.

“Yo soy la cruz y la cruz soy yo, somos uno mismo… le agarras un cariño inmenso hablas con ella y aunque al principio te duele, le pides que te apoye en el recorrido para que no sea tan pensado y de la nada piensas en otras cosas y llegas a tu destino”, expresó Reyes Reyes, quien en cada oportunidad aprovecha para acariciar la cruz de entrenamiento.