CIUDAD DE MÉXICO, 10 de abril de 2019.- Ante un entorno económico global que presenta riesgos internos y externos de mediano plazo, el Banco de México (Banxico) mantendrá una estrategia macroeconómica sólida, prudente y en sus diferentes componentes, que tienen que ver con una postura monetaria encausada y buscando conservar una inflación baja y establece.

Respecto a las condiciones macroeconómicas, el gobernador del banco central de México, Alejandro Díaz de León Carrillo, advirtió elementos que pueden afectar la capacidad de crecimiento en el país e inclusive el proceso de formación de precios: inseguridad, impunidad y corrupción.

En reunión ordinaria de trabajo de la Comisión de Hacienda y Crédito Público en el Senado de la República, en la que comparece el Gobernador del Banxico, aseguró que buscarán mantener tanto las finanzas públicas sólidas e instituciones sanas y capaces de resistir volatilidad y choques.

“Estos elementos son fundamentales y se necesitan complementar con elementos que puedan propiciar confianza, certidumbre, mayor productividad y que son claves para acelerar el ritmo de crecimiento en la economía”, puntualizó.

Entre los elementos necesarios para lograr esto, Díaz de León subrayó que es necesario proveer certeza jurídica y adopción de nuevas tecnologías, así como promover flujos de inversión y competencia económica.

En la parte financiera y de pagos, en primer lugar, el Gobernador de Banxico destacó una serie de medidas en promoción de los intereses de los usuarios en el sistema financiero. “Queremos y hemos estado promoviendo medidas adicionales para mejorar la transparencia y la información, la competencia y también la protección y promoción de mejores prácticas”, enfatizó.

Banxico destacó los cambios tecnológicos, los cuales como en pocas ocasiones ofrecen la posibilidad de empujar e impulsar una agenda de inclusión y modernización en el sistema financiero del país, el cual puede acercar una mayor cantidad de servicios a los usuarios.

En este aspecto, la nueva plataforma de cobro digital (CoDi) es una forma de cobro digital que hará uso del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (Spei).

Con el objetivo de promover la innovación y el uso de medios de pago electrónico, el Banxico desarrolló esta nueva plataforma, mediante un esquema en el que el pago es solicitado por el vendedor de teléfono móvil a móvil o de manera remota, a través del uso de códigos QR –códigos de barras de dos dimensiones– o procedimiento NFC (Near Field Communication), por aproximación o de corto alcance inalámbrico.