Mi turbulencia era peor que la del avión