CIUDAD DE MÉXICO, 10 de febrero de 2020.- Tras la visita de un grupo de diputados federales a Tapachula, Chiapas, para conocer la situación que se vive en materia migratoria y donde se comprometieron a dar seguimiento para hacer las reformas necesarias para afrontar el conflicto, hubieron voces discordantes que calificaron esta visita como un desastre y una burla.

Y es que de acuerdo a información de la prensa local, los mismos migrantes y algunos guardias de la estación migratoria Siglo XXI, el lugar fue arreglado, pintado, incluso por los mismos migrantes, para dar una mejor imagen ante los legisladores que habían anunciado su visita para este día.

En ese sentido, fue el diputado de Morena, Porfirio Muñoz Ledo quien reveló las malas condiciones que encontraron, sobre todo, en lo referente al trato hacia los migrantes, con quienes se entrevistaron los legisladores, por lo que calificó la visita como un maquillaje y una burla, y señaló que el Instituto Nacional de Migración, es el alma fea del Gobierno.

“Es de toda claridad un maquillaje que hicieron, incluso guardias nos dijeron que habían cerrado los estacionamientos públicos. El trato que les dan es muy dudoso, entre todos los diputados que he platicado, creo que entrevistamos a más de 100, 80 o 90.

Yo entrevisté a 15 o 20, fundamentalmente, los haitianos, son maltratados, se violan los derechos de los niños y eso es lo que ha sido siempre migración, desde que yo la conozco, el alma fea del Gobierno”, aseveró.

Durante la conferencia conjunta que ofrecieron antes de regresar a la Ciudad de México, Muñoz Ledo criticó también el trato que recibieron al interior de la estación migratoria, donde no dejaron ingresar a los medios de comunicación y los propios legisladores no pudieron tomar siquiera una imagen, argumentando cuestiones de seguridad. 

En ese sentido contradijo a su propio coordinador parlamentario Mario Delgado quien en todo momento defendido las acciones emprendidas por el Gobierno en este tema, destacando la actuación de las instituciones federales, y aunque Muñoz Ledo reconoció afecto hacia el morenista, enfatizó no estar de acuerdo con él.

“Yo pienso exactamente distinto, fue un desastre esa visita, fue una burla esa visita, además estuvieron altaneros, no querían ni siquiera que con un celular fotografiáramos. Fueron hostiles, majaderos, no aceptaron ni una discusión jurídica, no aceptaron entrevista y ocultaron algo que ya sabemos, desde siempre, migración ha sido, por desgracia no hemos cambiado, la mano dura o la mano peluda del gobierno”, enfatizó.

Muñoz Ledo no dejó de criticar también lo que llamó como la alianza con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, así como la actuación de la guardia Nacional, “por desgracia, pues como trompitos, aliados de Trump, como trompido y luego aliados a la Guardia Nacional que son las trompadas, y luego nos tocan las trompetas”.

Sin embargo, Mario Delgado insistió en el optimismo con lo obtenido en esta visita y refirió que, cada quien se lleva sus conclusiones, y aunque reconoció que la experiencia vivida por los migrantes no ha sido la mejor al ser personas que llegan en condiciones complicadas al país, reiteró que el gobierno mexicano procura darles la atención necesaria.

“Lo que señala Porfirio, ahí la parte de la pintura, pues sí, seguramente le dieron una mano de gato el fin de semana, pero lo que no se puede ocultar es que es una infraestructura bastante digna para atender a la población migrante.

Pudimos hablar directamente con migrantes, evidentemente no es una experiencia bonita la que ellos están viviendo, pero lo que sí vimos fue un esfuerzo de atención por parte del gobierno mexicano que creo no debemos subestimar ni tachar como burla”, refutó.