CIUDAD DE MÉXICO, 19 de marzo de 2020.- En un hecho inédito, pues hace 93 años no se realizaba un juicio político, y en medio de aplausos de los diputados de Morena y aliados, este jueves el Pleno de la Cámara de Diputados se erigió como órgano de acusación para llevar a cabo dicho proceso en contra de la ex secretaria de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles acusada de supuesto desvío de recursos en el caso conocido como la Estafa Maestra.

Con casi una hora de retraso y sin la presencia de las bancadas del PRI y PAN, dio inicio la sesión donde se llevó a cabo el protocolo establecido para dar a conocer a los legisladores el motivo y los detalles del proceso de juicio político contra la ex funcionaria federal, durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

La noche de este miércoles, Rosario Robles anunció que no se daba por notificada para presentarse este jueves ante el Pleno camaral para defenderse, argumentando que la notificación llegó a las 18:30 de la tarde no cumpliendo así con los tiempos legales, y señalando que no convalidaría “este atropello”.

En ese sentido, Robles habría denunciado que no se respetó el tiempo para que ella enviará sus alegatos y que cuando lo hizo, ya había una resolución en su contra, “apenas ayer (martes) a las 24 horas se venció el plazo que se me dio para presentar alegatos y ya había un dictamen sin ni siquiera analizar los de mi defensa”.

En ese sentido, Pablo Gómez, presidente de la Sección Instructora encargada de llevar a cabo el proceso de juicio político, aseguró en entrevista que Robles presentó sus alegatos y que estos fueron recibidos y tomados en cuenta con un extenso comentario, sin embargo, sostuvo que su defensa fue en materia de derechos humanos, pero nunca negó los hechos.

“Ella envió su alegato, nosotros lo recibimos, lo consideramos, pero ella no está negando ni los hechos ni las conductas, lo que está haciendo es decir que el juicio político es contrario a los derechos humanos; pues sí, pero eso no es materia nuestra en este momento, nosotros no somos una estancia de derechos humanos ni tampoco somos un tribunal supremo”, aseveró.

Instalaron dos mesas bajo la tribuna de la Cámara de Diputados, y con la ausencia de Rosario Robles, éstas fueron ocupadas por el abogado de la inculpada, Alberto Sánchez y la demandante, la diputada de Morena Tatiana Clouthier.

“No se le está haciendo ni violando el derecho a una mujer. Se le han violado los derechos a millones de mexicanas cuando se les quitó su recurso público, no es una mujer. Hablamos del bien mayor sobre el bien menor, y el bien mayor son todas esas mexicanas que el día de hoy no pueden ejercer sus derechos, porque el dinero les ha sido quitado como beneficios directos o indirectos. Por otro lado, el Estado de derecho. Este juicio tiene ya bastante tiempo y ahorita la Sección Instructora nos dará o quien representa nos dará los pormenores. No hay atropello. No nos dejemos engañar”, dijo.

“La justicia, la justicia y la tarea que nos competen tienen que llevarse a cabo y no podemos pensar que porque una mujer hace o comete ciertos delitos o presuntos delitos, si quisiéramos todavía justificar, tendríamos que estar diciendo aquí que se le debe tratar o nos quieren manipular que porque es mujer la ley debe de ser distinta. Soy mujer y jamás pediría que la ley me trate diferente en términos de igualdad de circunstancias si he hecho un daño a la nación. Lo dejo aquí públicamente escrito y pido que con el mismo vigor se le trate a la hoy acusada. Es cuanto, presidenta”, agregó Clouthier.

Cabe señalar que otro demandante era el ex diputado federal del PAN, Luis Alberto Villarreal, quien se informó que fue notificado para estar presente este día, sin embargo, el panista no asistió.