CIUDAD DE MÉXICO, 20 de noviembre de 2018.- De nueva cuenta, la bancada del PRI en el Senado de la República va contra la nueva consulta popular propuesta para los días 24 y 25 de noviembre por el gobierno entrante, por considerarla a modo y sin apegarse a la legalidad con el objetivo de dar certeza a la ciudadanía.

En conferencia la senadora y presidenta nacional del tricolor, Claudia Ruiz Massieu Salinas, afirmó que este ejercicio carece de legitimidad, no pueden ser vinculantes y son una simulación para evadir la responsabilidad que tiene cualquier gobierno de tomar decisiones complejas.

La priista señaló que a Carta Magna establece que México es una República representativa, democrática, laica y federal, e introduce algunos mecanismos de democracia participativa.

Tan es así, que refirió que fue el PRI en legislaturas pasadas quien impulsó el cambio en la Constitución para que las consultas fueran posibles.

“Fuimos nosotros que en 2014 impulsamos que se expidiera una Ley de Consulta Popular, pero una vez más vemos que el gobierno electo impulsa ejercicios supuestamente de consulta popular que no cumplen con ninguno de los requisitos legales y constitucionales establecidos”, expresó la líder del PRI.

La legisladora subrayó que las decisiones del Estado deben estar fundamentadas por estudios técnicos, opiniones de expertos y que consideren a la ciudadanía en el marco legal que se tiene.

Acompañado del coordinador parlamentario Miguel Ángel Osorio Chong, el vicepresidente de Mesa Directiva, Jorge Carlos Ramírez Marín; y el senador Mario Zamora Gastélum, adelantó un punto de acuerdo que presentarán ante el Pleno por medio del cual solicitan al Presidente electo y a su equipo de trabajo, a ser respetuosos de la Constitución Política y de la Ley Federal de Consulta Popular.

A los priistas también preocupa la construcción del Tren Turístico Transpeninsular denominado Tren Maya, por lo que también exhortan al Presidente electo a realizar y presentar públicamente los estudios técnicos pertinentes que garanticen la viabilidad de este proyecto.

Los legisladores demandaron que se dé a conocer los estudios que analicen y expliquen las repercusiones económicas, sociales, culturales y medioambientales que tendrá esta obra ferroviaria, particularmente los posibles impactos ambientales a las reservas ecológicas de Calakmul y de la Biósfera de Sian Ka’an.

El PRI buscará que el proyecto del Tren Maya sea sometido a un análisis integral y al más amplio escrutinio público, en el que se considere de manera prioritaria la consulta con los pueblos y comunidades de cultura maya de acuerdo a los principios establecidos en el Convenio No. 169 Sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Más información en Consulta de Tren maya, 24 y 25 de noviembre